Loading...

viernes, 15 de abril de 2011

TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE



Quiero con esta entrada dedicar un espacio breve para dar a conocer los Trastornos Específícos del Lenguaje (TEL). Las notas que presento están basadas en el libro de Gerardo Aguado titulado: “Trastorno Específico del Lenguaje. Retraso de lenguaje y disfasia” publicado en Ediciones Aljibe (1999).

En primer lugar decir que el TEL consiste en una “limitación significativa en la capacidad del lenguaje” que sufren algunos niños sin razón aparente. Se acepta una incidencia en la población escolar de hasta un 7,4 % de casos.

Este trastorno ha recibido por parte de la comunidad científica desde inicios del siglo pasado diversas denominaciones: afasia congénita, audiomudez, afasia, afasia evolutiva, síndrome afasoideo, afasia evolutiva expresiva, afasia evolutiva receptivo-expresiva, disfasia, retraso del lenguaje, lenguaje desviado, trastorno del lenguaje, lenguaje retrasado…

Algunos términos mencionados en el párrafo anterior como los de afasia y disfasia tienen una clara connotación neurológica. La afasia señala la ausencia del lenguaje a consecuencia de un daño cerebral. El concepto disfasia señala un trastorno más o menos grave del lenguaje, una patología duradera, con repercusión sobre el aprendizaje del lenguaje escrito, con diversos tipos de sintomatologías: fonológicas, semánticas, morfosintácticas…

Por otro lado cuando nos referimos a “retraso del lenguaje” indicamos o nos referimos a un lenguaje que sigue un desarrollo por cauces normales (no desviado), pero algo más lento, con pronóstico transitorio y con escasa o nula repercusión sobre el aprendizaje del lenguaje escrito, debido a un retraso de origen madurativo

Actualmente y a causa de su empleo mayoritario en la literatura, desde los años 80, en los ámbitos anglosajones utilizamos la expresión: “Trastorno Específico del Lenguaje”. El concepto de alumno TEL permite la inclusión de alumnos con conductas lingüísticas retrasadas y también alumnos con conductas desviadas.

La mayoría de los niños TEL presentan dificultades en otros ámbitos diferentes al lenguaje, como son : déficits perceptivos, déficit en memoria a corto plazo, déficit en memoria fonológica, retrasos cognitivos generales, déficits matemáticos…Las consecuencias sobre el aprendizaje en general pueden ser más o menos graves.

En general existe una inclinación por considerar la existencia de un niño TEL solo si se dan unas condiciones entre las que se encuentran la ausencia de déficit sensoriales e intelectuales, aunque también hay autores como Monfort y Juárez (1993) ó Rapin y Allen a los que no les importan que existan estos u otros trastornos asociados.

Los alumnos TEL pueden presentar diversas formas, relacionados, pero con características distintivas. Así por ejemplo el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR) diferencia 5 categorías: 1) Trastorno expresivo del lenguaje 2) Trastorno mixto (expresivo- receptivo) 3) Trastorno fonológico 4) Tartamudeo y 5) Trastorno de comunicación sin especificar. En el caso del Trastorno Expresivo los niños suelen iniciar su habla tardíamente, presentando también dificultades fonológicas, velocidad acelerada en el habla con un ritmo errático, a veces hay asociadas otras dificultades como retraimiento social, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, enuresis...

Para Gerardo Aguado la clasificación clínica más empleada en la actualidad es la de Rapin y Allen (1987,1988) constituida por 4 subtipos:
- En la vertiente expresiva: 1) Trastorno de la programación fonológica y 2) Dispraxia verbal.
- En la vertiente comprensión y expresión : 3) Trastorno fonológico-sintáctico
- En la vertiente de trastornos del proceso central de tratamiento y formulación: 4) Trastorno léxico-sintáctico.

Los criterios de identificación y diagnóstico según (Leonard, 1998) son estos:
o Capacidad lingüística: puntuación en test de lenguaje -1,25 desviaciones estándar o más baja
o CI no verbal de 85 o más
o Superar los niveles convencionales de audición (tonos puros de 20db de intensidad y 500,1000, 2000 y   4000 Hz de frecuencia)
o Sin episodios de otitis medias con supuración
o Sin evidencia de ataques, parálisis cerebral, ni lesiones cerebrales
o Sin anomalías en la estructura y motricidad oral (disglosias)
o Ausencia de síntomas de interacciones sociales recíprocas alteradas

A continuación podemos ver algunas muestras realizadas por un alumno de 13 años de edad con TEL.

 Existen en nuestro país varias Asociaciones de Padres de niños con Trastorno Específico del Lenguaje y blogs especializados en esta temática,  a continuación facilitamos algunos enlaces con éstas:

AVATEL Asociación Valenciana de Padres de Niños con Trastornos Específicos de Lenguaje

El blog de los maestros de audición y lenguaje Blog de Eugenia Romero

Fonoaudiología Blog de Daniel Silva Troncoso. Universidad de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada